🎞️ Tráiler de 'El juego del calamar'


Ya disponible en Netflix.




'El juego del calamar' es una emocionante historia sobre unos concursantes que arriesgan sus vidas participando en unos misteriosos juegos con el objetivo de ganar 45 600 millones de wones.

El director Hwang Dong-hyuk define 'El juego del calamar' como «una gigantesca alegoría que representa la sociedad capitalista de nuestro tiempo», y hace mención a las diversas historias de los participantes; a cómo la competitividad del mundo contemporáneo los ha relegado a los márgenes de esa sociedad. La serie crea un contraste brutal al convertir la diversión propia de los juegos infantiles en una situación mucho más competitiva y extrema. Los concursantes, que se sienten al borde de un precipicio, van abriéndose camino sin miramientos hacia el suculento premio. La forma en que se afanan para hacerse con el dinero nos recuerda a nosotros mismos luchando por salir adelante en una sociedad capitalista. Todos esos elementos están presentes en el póster del reparto.






En el paisaje destacan un campo apacible y los colores cálidos. Sin embargo, un extraño robot gigante se erige en mitad de la escena, y el terror parece haberse apoderado de los concursantes. La impactante visión de los participantes que han perdido y sus cadáveres desperdigados contrastan poderosamente con el paisaje idílico. La niña robótica que parece salida de un cuento y los juegos extremos que aguardan a los concursantes no hacen más que incrementar la curiosidad.

El tráiler principal ofrece un vistazo a la enorme escala de los juegos, así como al caos en el que se verán envueltos los concursantes. Gi-hun (Lee Jung-jae) llama al número de teléfono en una tarjeta de visita adornada con un círculo, un triángulo y un cuadrado. Después, se despierta en un lugar desconocido. La extraña ubicación, con un aspecto y unos colores propios de un cuento infantil, es donde se ha reunido a los 456 participantes, todos y cada uno de ellos agobiados por circunstancias económicas adversas. 

Antes de que comiencen los juegos, los participantes reciben un aviso: «Si no queréis jugar, decidlo ya». Seducidos por la posibilidad de ganar el premio, ninguno pone objeción. Una vez comienza el primer juego, el patio infantil degenera en una escena dantesca sacudida por los gritos y la conmoción. Ahora, la única forma de escapar es ganando el juego. Y con tal conseguir el premio y salir con vida, los participantes incluso se pondrán en peligro los unos a los otros. En unos juegos tan impredecibles y a semejante escala, ¿quién ganará? La ardua lucha por sobrevivir a los letales juegos y el desenlace de los eventos avivan una trama de lo más interesante.